Los esquemas de hacer política cambiaron

political_change

De acuerdo a los conteos oficiales el PRI perdió las gubernaturas de Nuevo León, Querétaro, Michoacán y Baja California Sur, ganó Sonora, Guerrero, y logró retener sin problema Campeche y muy ajustadamente San Luis Potosí y Colima. Perder Nuevo León, Querétaro y Michoacán entraña significado en cuanto al número de población, influencia política y económica de dichas entidades.

Con respecto a la configuración de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión es muy probable que el PRI, sumado al Verde y Nueva Alianza logre la mayoría absoluta en el Congreso.

La participación electoral nacional rondó en un 47%, una votación muy escasa pero nada sorprendente ante la participación histórica de las elecciones intermedias.  A pesar de tener el nuevo ingrediente de las candidaturas independientes no se levantó realmente el interés de la ciudadanía de asistir a sufragar. Se tuvo una amplia variedad de opciones a la hora de votar, 10 partidos políticos nacionales y además candidatos independientes, signo de la pluralidad del mundo de hoy.

Por primera vez en la historia una gubernatura es ganada por un candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” en Nuevo León, estado vanguardista y un polo de desarrollo económico e industrial en el país.  Personaje surgido de las filas del PRI pero con una historia personal, familiar y política muy peculiar que lo llevó a ganarse la confianza de su gente. Pronto sabremos los resultados de este experimento político.

En Jalisco, otra región de progreso en México, hubo un rotundo rechazo al partido en el poder y el Movimiento Ciudadano con Enrique Alfaro a la cabeza logró imponerse en la capital Guadalajara, en Zapopan, Tlaquepaque y diversos municipios que conforman la zona metropolitana de la ciudad de Guadalajara, así como en Puerto Vallarta. De la misma manera, un candidato independiente a diputado local, Pedro Kumamoto, un joven con discurso fresco y con una campaña creativa logró derribar los muros de la partidocracia en el distrito 10 de Zapopan. Mensaje contundente de que los esquemas tradicionales de hacer política pueden cambiar, con poco dinero y mucha voluntad también se puede ganar.

En Sinaloa, un estado que en 2010 rompió paradigmas políticos, se registraron 5 candidatos independientes, el mayor número en el país. Manuel Clouthier, históricamente identificado con el PAN debido a su padre y los otros 4 estrechamente vinculados a la Universidad Autónoma de Sinaloa y al grupo político local que la controla. En el distrito 5 de la ciudad de Culiacán, los ciudadanos se manifestaron en las urnas con amplia ventaja a favor del candidato independiente para derrotar así al PRI y mandar al PAN al tercer lugar. Triunfo que pone a Clouthier en los reflectores de la política local y nacional, ya que se posiciona como protagonista para futuros proyectos políticos.

Este proceso electoral deja mensajes claros. Los esquemas de hacer política cambiaron, la ciudadanía se está animando a poner su credibilidad en figuras no tradicionales y que centran su discurso en el combate a la corrupción y a la inseguridad principalmente, a las diversas problemáticas de interés común y temas de vanguardia, así como a buscar los mecanismos que nos acerquen más a una democracia participativa y no solamente representativa.

Los ojos estarán puestos sobre estos personajes y en la manera que van a desempeñarse en su función pública. La irrupción de estas figuras al sistema político mexicano trae consigo cierto aire de esperanza en tiempos de incredibilidad, apatía y enojo hacia una clase política distanciada de la ciudadanía.

El mensaje es para todos los partidos políticos sin excepción, quienes indudablemente tendrán que hacer un ejercicio de auto crítica y reflexión para adecuarse a los nuevos tiempos, elegir mejores perfiles ciudadanos para abanderar candidaturas y democratizar sus procesos de selección internos. Con esto no se pretende excluir a los partidos de la función para lo que fueron fundados, ni tampoco se cree ciegamente que las candidaturas independientes son el remedio a todos los males que aquejan al país.

Hay pluralidad, equidad de género y alternancia en todos los niveles. Hoy en día ningún partido político tiene asegurado el poder absoluto, existe la competencia real y el ciudadano ejerce el derecho de voto como castigo ante los malos gobernantes. Los partidos tradicionales PRI, PAN y PRD han perdido terreno ante la izquierda que representan Morena y Movimiento Ciudadano, los partidos locales con arraigo social y los candidatos independientes.

Aún así, el saldo para el PRI en el poder no es catastrófico, seguirá contando con la mayoría de las gubernaturas y será la primera minoría en el Congreso, alcanzará la mayoría absoluta en base a negociaciones y acuerdos, el PAN seguirá siendo segunda fuerza, el PRD pierde influencia y ahora la izquierda estará más pulverizada con el arribo de Morena. El desencanto sigue reinando en la mayoría de la sociedad mexicana pero se alcanzan a vislumbrar ciertos chispazos de luz. Más bien, el comportamiento electoral de ciertas regiones del país como Nuevo León, Jalisco y Sinaloa reflejó conquistas muy simbólicas que marcarán un referente en la vida política nacional futura.

Jorge Miller

Advertisements
This entry was posted in La Res Pública. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s